El Mercedes-Benz Arocs en el transporte de troncos de madera para Holz-Krause

Arocs

Un especialista para un campo de trabajo especial.

Stuttgart/Lamspringe. 20 toneladas de peso y 22 metros de largo describen un material para la construcción muy especial. Dieter Krause transporta madera en tronco, el material principal para diversos usos en la construcción y en los sectores afines. Dieter Krause es propietario de una empresa de transporte dedicada plenamente a la logística de este material natural.

El Mercedes-Benz Arocs 2658 L 6×4 durante la descarga de madera en tronco.

La empresa lleva casi 50 años en el negocio de la madera. Primero trabajaba en la tala y la venta del material. Más adelante incorporó a sus actividades el transporte de la madera dentro del bosque hasta su recogida. Al principio se servía para ello de un Unimog, y más tarde incorporó dos MB-Tracs. Este especialista de la madera siguió fiel a los vehículos de la estrella cuando, en los años noventa, su empresa se fue orientando cada vez más hacia el transporte de troncos de madera largos y cortos.

Mucho más confort gracias a la suspensión neumática.

Hoy en día, la empresa de Dieter Krause opera en el transporte de troncos de madera con dos vehículos pesados de 33 toneladas de la primera generación del Actros. Recientemente se ha incorporado un Arocs de Mercedes-Benz al parque móvil de Krause, que incluye además dos trenes de carretera para maderos cortos. Para el nuevo tren de carretera de maderos, el empresario y conductor de sus propios vehículos optó por un camión rígido de 3 ejes y 26 toneladas de masa máxima autorizada. En combinación con un remolque autodireccional de la empresa Doll, el 2658 se convierte en un tren de carretera de 40 toneladas.

«Gracias a la suspensión neumática disfruto de un confort de conducción que no podía ofrecer el antiguo vehículo con ballestas», apunta Krause, entusiasmado con la suspensión neumática de su Arocs 2658 L 6×4. Para Krause, la carga útil era un factor muy importante en este vehículo, concebido más bien para aplicaciones normales sin sobrecargas.

Mercedes PowerShift demuestra su valía en el bosque y en carretera.

El confort de manejo de su nuevo vehículo para transporte de troncos es otra gran ventaja para este empresario de 68 años. «El Arocs incorpora de serie el cambio automático Mercedes PowerShift 3, y la verdad es que me acostumbré enseguida a conducir y maniobrar en terrenos no compactados sin tener que accionar el embrague. Además, ya no tengo que andar cambiando continuamente de marcha en carretera». Lo cierto es que, a lo largo de los últimos años, el continuo cambiar de marchas durante los transportes de madera en tronco ha sido cada vez más trabajoso. «Eso se debe al hecho de que tenemos que recorrer distancias mucho más largas desde el bosque hasta las serrerías».

Krause calcula que su nuevo vehículo recorre más de 300 kilómetros por jornada de trabajo y hasta 80.000 kilómetros al año. Además de las distancias de transporte cada vez más largas, Dieter Krause tiene también muy en cuenta la aptitud todoterreno de sus vehículos de trasporte. «Con el tándem propulsado 6×4 y los bloqueos de diferencial longitudinales y transversales llego a todas partes en estos parajes de Baja Sajonia», explica este profesional del transporte asentado en Lamspringe.


Tracción a discreción gracias a su cilindrada y la tecnología Turbocompound.

La técnica de propulsión que incorpora de serie el Actros ofrece ya todo lo que necesita Dieter Krause para sus tareas de transporte de madera en tronco. De hecho, toda la familia de vehículos Arocs fue concebida desde el principio para operaciones pesadas en torno al transporte de materiales de construcción. El motor de seis cilindros de alta cilindrada OM 473 con 15,6 litros y tecnología Turbocompound entrega 425 kW (578 CV) a 1.600 rpm. Gracias a sus 2.800 Nm a 1.100 rpm puede operar en un régimen de revoluciones sumamente bajo. El cambio PowerShift de 12 velocidades está perfectamente armonizado con el motor y acopla siempre la marcha más adecuada para el poderoso carácter de la mecánica.

«No echo en falta en absoluto el motor de ocho cilindros», añade Dieter Krause, refiriéndose al reciente cambio generacional en los grandes motores de Mercedes. «En cambio, disfruto mucho más del confort en la cabina.» Su preferida era la cabina de tamaño inmediatamente superior, pero ésta resulta algo más elevada que la ClassicSpace. «Ese tamaño no encajaba con el brazo de la grúa que, con carga plena, tiene que ir plegado sobre el techo de la cabina», explica este empresario y operador de la grúa.

Planes para un sensacional regalo de aniversario.

Incluso esta opción exige ya una modificación del vehículo. De la remodelación se encarga la empresa Bickel, que practica una abertura en el centro del techo para recoger el brazo de la grúa. «Con el próximo Arocs, esto ya no será necesario», explica Krause refiriéndose a sus planes de inversión. «Será un tren de carretera para maderos cortos con una grúa en la zaga que ya no limita la altura de la cabina.»

Con una sonrisa de satisfacción en los labios, el orgulloso empresario menciona de paso que tiene previsto encargar el Arocs de máxima potencia, con 460 kW (625 CV). Parece ser que, por su setenta cumpleaños, este profesional del transporte se quiere dar un homenaje adquiriendo este camión de ensueño. Será sin duda también un excelente buque insignia para marcar el 50º aniversario de la empresa Holz-Krause.

Todavía sin comentarios