Por qué Dumitru Botis, de Milán, valora su nuevo Actros

Economía y logística

Compañeros jóvenes.

Dumitru Botis tiene 32 años y su jefe, de la empresa Spiz Trasporti, apenas cuatro años más. Pero a quien más aprecian es al más joven de la empresa: ¡su Actros!

Dumitru trabaja para la empresa Spiz Trasporti con un gran sentido de responsabilidad y atención.

Ferrocarriles y camiones forman una combinación cada vez más atractiva para las empresas de transportes. El flujo de contenedores, carrocerías intercambiables y semirremolques que llegan a las terminales intermodales de Italia y son transportados desde allí no deja de crecer. Como consecuencia de ello, las empresas de transportes que apostaron por esta combinación se encuentran hoy en plena fase de crecimiento. Dumitru Botis trabaja desde hace seis años para una de esas empresas, Spiz Trasporti. Hace dieciséis años, Roberto Spizzirri fundó su empresa en Cusago, cerca de Milán, inspirándose en el nombre de su familia para poner nombre a su empresa. Hoy, sus 41 vehículos están bien implantados en todas las terminales del norte de Italia.



Si visitamos el patio de Spiz, llama la atención que todos los trabajadores son muy jóvenes. El propio fundador de la empresa, con sus 36 años, se encuentra entre los «mayores». Dumitru tiene 32 años y ha pasado la mayor parte de su vida profesional como conductor en esta empresa de Milán: «Vine a Italia desde Rumanía hace once años», cuenta. «Ya desde pequeño quería conducir un camión, pero al principio no tenía posibilidades de hacerlo. Con el paso del tiempo, he conseguido el permiso de conducir de camiones y por fin me siento en una cabina. Primero lo hice en una cooperativa y ahora en los camiones de Spiz».

Dumitru se ha especializado en el transporte de unidades de transporte intermodal. Es un trabajo más complejo de lo que parece. El conductor lo demuestra en la terminal intermodal de Mortara, donde paran diariamente los camiones de Spiz. «Cuando tenemos que llevar un contenedor lleno desde las instalaciones de nuestros clientes hasta la terminal, no basta con cargar el contenedor en el semirremolque; el conductor debe comprobar una serie de aspectos importantes. En especial, hay que comprobar los precintos, que deben estar intactos. En caso contrario, si faltara mercancía en la entrega, podrían hacernos responsables a nosotros.


El tráfico intermodal es un mundo en sí mismo. Dumitru Botis conoce sus particularidades.

Pero también hay que comprobar que el peso total del conjunto de carretera no supere el peso máximo admisible de conformidad con el Codice della Strada, el código de circulación italiano. En este caso me ayuda el Actros, que muestra en el tablero de instrumentos el peso de carga sobre cada eje. Y cuando cargamos contenedores refrigerados o depósitos, también debemos registrar la temperatura». Si todo está correcto, Dumitru presenta la documentación a la salida de la empresa.

«La descarga puede hacerse directamente en el vagón de mercancías o en el patio», añade. «Con frecuencia debemos recoger otro contenedor en la misma terminal y también en ese caso hay que llevar a cabo todos los controles pertinentes, incluida la comprobación de la integridad del contenedor».


Una agradable sorpresa.

En octubre de 2015, la empresa Spiz puso a disposición del joven conductor un nuevo Actros 1845 con retardador y conjunto de seguridad completo: «Cuando subí al Actros por primera vez, el equipamiento interior me gustó inmediatamente», dice Dumitru. «Pero a la hora de conducir, me llevé más sorpresas agradables. El cambio automático permite ahorrar combustible y la combinación de retardador y Active Brake Assist ofrece una gran seguridad, no solo para el conductor. Una tarde, por ejemplo, conducía por una carretera. Delante de mí, iba un ciclista sin luz ni reflector trasero. El sistema lo detectó antes que yo y frenó el camión automáticamente, lo que me permitió adelantar al ciclista de forma segura».


En el transporte combinado carretera/ferrocarril, el transportista debe emplear los vehículos maximizando la productividad, lo cual implica minimizar los viajes en vacío. Con este fin, la Oficina de planificación de la empresa Spiz aplica el procedimiento de triangulación en los camiones. Mediante su implementación, el conductor pasa con frecuencia varios días de viaje. «Eso no es problema, porque la cabina es espaciosa y está bien climatizada», confirma el conductor.

Dumitru ha comprobado que el Actros, en comparación con otros modelos, distribuye uniformemente el aire frío y el caliente. «Se pueden ajustar las horas de conexión y la temperatura desde la cama», explica satisfecho. «Desde el asiento del conductor, puedo examinar todo el camión. El tablero de instrumentos muestra la presión de los neumáticos, cualquier anomalía —incluso si hay luces fundidas— y hasta la siguiente fecha de mantenimiento. El Actros también me informa del número de horas que he conducido y de cuántas horas más puedo conducir. La verdad es que el Actros es el mejor compañero que he tenido hasta hoy».

Fotos: Michele Latorre

3 comentarios