Acompañando a Arto Simola en el Actros «Lowrider»

Reportaje

Sueño finlandés.

Finlandia es un país conocido por sus lagos, bosques y espectaculares camiones de exhibición. En ruta con Arto Simola en el Actros «Lowrider».

6000 horas de mano de obra son necesarias en Actros Lowrider.

Los inviernos finlandeses son largos y oscuros. En ese caso es muy recomendable tener, además de una sauna, una afición que se pueda practicar en espacios cerrados. «Mejor aún si se compartecon el jefe y una docena de amigos», dice Arto Simola. Este conductor trabaja desde hace tres años para la empresa Kuljetus Auvinen. Su puesto de trabajo: un camión de ensueño en color violeta. «Dedicamos más de 6 000 horas de trabajo para convertir un conjunto articulado Actros 2663 con dos semirremolques cisterna en un auténtico ‘Lowrider’», dice Arto. «¡Y lo más importante es que no se trata de una joya con la que solamente vamos de un evento a otro para exhibirla, sino que además es un camión con el que se puede trabajar!»



La empresa de transportes Kuljetus Auvinen, con sede en Helsinki y especializada en transporte de cisternas, fue fundada en 1953. El gerente de esta empresa familiar, Mika Auvinen, es conocido más allá de las fronteras de su país —no solamente por sus servicios de transportes de alta fiabilidad sino también por su pasión por los camiones de exhibición. Después de que su primer camión de exhibición, «Highway Hero», un Actros de color verde, causara sensación en el Salón IAA de Vehículos Industriales 2014, Auvinen vuelve a la carga con su nuevo proyecto «Lowrider». El equipo que trabajó en el diseño del camión de altura rebajada está compuesto por una docena de apasionados de los camiones. Arto es uno de ellos.


Madrugador: Los días laborables de Artos empiezan temprano, ya a las tres.
Madrugador: Los días laborables de Artos empiezan temprano, ya a las tres.

«La gente sonríe y comienza enseguida a sacar fotos con sus movíles»

Arto Simola, conductor



Exhibición y trabajo.

Con este especta cular camión de 76 toneladas, el conductor de 37 años se dirige en esta fría mañana de otoño a la ciudad de Strömsby, una hora al oeste de la capital finlandesa. «La ruta de hoy es muy agradable», explica Arto. «Una vez en destino cargaremos los dos semirremolques cisterna con cemento destinado a la planta de hormigón en Espoo, a solo 30 minutos de distancia. Esta ruta la hago muchas veces al día, pero tiene la ventaja de que paso las noches en casa y no me tengo que levantar muy temprano. ¡Un lujo!»

A menudo, Arto recoge cemento en plantas más alejadas. En esos casos, a las tres de la mañana ya se encuentra a bordo del «Lowrider» para llegar a tiempo al silo de cemento. A fin de poder maniobrar su conjunto de forma que quepa bajo los dispositivos de carga a granel, Arto acciona el sistema neumático con el que puede descender la altura del camión en hasta diez centímetros —al mejor estilo de los camiones norteamericanos. «Al modificarlo nos parecía importante que el camión no solo fuera llamativo por su diseño, sino que demostrara su idoneidad para todas las aplicaciones de la rutina laboral», explica Arto.


Entre las tareas más agradables de su trabajo se encuentra la participación en los festivales de camiones de exhibición. «Esté donde esté, la gente sonríe y comienza enseguida a sacar fotos con sus móviles», dice Arto orgulloso.

Ni él ni su equipo habían contado con que su nueva herramienta de trabajo tuviera tanto éxito. Su «Lowrider» comenzó ganando el premio del público en la exhibición internacional Power Truck Show en la ciudad finlandesa de Alahärmä. Poco después obtuvieron el título en el Nordic Trophy 2017, evento que se realizó en el marco del Trailer Trucking Festival en los alrededores de Linköping, entre Gotemburgo y Estocolmo. El equipo de Mika Auvinen ha recibido hasta ahora un total de siete galardones.


Un privilegio especial.

«Es un honor conducir para Mika», dice este conductor, padre de un niño de dos años. «Los dos somos camioneros de alma y compartimos una gran pasión por los camiones de exhibición. Cuando vamos a los festivales nos encontramos con cientos de conductores que quisieran estar en mi lugar».

«Yo mismo instalé el sistema eléctrico del semirremolque», explica Arto. «Fueron 1 300 horas de trabajo. Cuando pulso el botón de arranque dorado siento siempre lo mismo: Ha valido la pena». Todos los motivos, colores y modificaciones del Actros Lowrider fueron ideados por los miembros del equipo en conjunto y plasmados en el camión por Perttu Papunen, artista del aerógrafo, durante 2 500 horas de trabajo. El «Lowrider» fue modificado en las naves industriales de HIO-MEX, especialista en estructuras de acero de la ciudad de Tuusula, a unos 30 kilómetros de Helsinki. Desde 1979, la firma se ha convertido en uno de los proveedores líderes de accesorios para vehículos de Finlandia.



La empresa está especializada en carrocerías de acero de alta calidad —y de estas hay muchas en el «Lowrider». Gracias a un trabajo de pulido electrolítico especial, los materiales utilizados poseen una superficie muy lisa resistente a la suciedad que permite que el camión brille también cuando las condiciones climáticas son desfavorables.

Entre el nacimiento de la idea de crear el «Lowrider» y el primer viaje de prueba transcurrió un año. «Cuando comenzamos no teníamos un plan concreto, solo una vaga idea de cuál iba a ser el aspecto del camión. Todo lo demás fue surgiendo durante el trabajo, gracias al espíritu creativo de cada uno de los miembros del equipo», explica Arto. ¿Cuánto costaron los materiales para el camión de ensueño de Helsinki? Unos 450 000 euros. «Pero ninguno de nosotros lo sabe exactamente. La diferencia entre los niños y los hombres es el precio del juguete», bromea Arto. Mucho más valor tiene para él el privilegio de conducir uno de los camiones más espectaculares del mundo. ¡Y no lo suelta ni loco!  


Fotografie: Sebastian Vollmert
Video: Alexander Tempel

15 comentarios