Detlef Jurack y su camión: el modelo especial «20 años Actros»

Reportaje

Hierro caliente.

Detlef Jurack transporta piezas forjadas para la construcción de máquinas, engranajes y equipos. Su camión: el modelo especial «20 años Actros».


Antes de bajar del semirremolque, Detlef Jurack fija una vez más el cinturón de sujeción para que el último palet quede perfectamente acondicionado y los flamantes ejes de transmisión no sufran daños durante el transporte. Después de quitarse unas gotas de sudor de la frente, Detlef abre la puerta de la cabina ­—sobre los peldaños se puede ver una inscripción. «¿No es genial?», pregunta mostrando el emblema del vehículo aniversario. Su Actros es un camión muy especial.

20 años después del lanzamiento del primer Actros, Mercedes-Benz presentó un modelo especial del cual salieron a la venta tan solo 200 unidades. Uno de ellos forma parte de la flota de Dirostahl de Remscheid, empresa para la que Detlef realiza transportes nacionales e internacionales. «¡El mejor camión que he conducido en mi vida!», dice este transportista autónomo de 59 años. Él mismo fue a recoger el camión a la planta de Wörth junto con su hermano y su hijo. «Ambos recuerdan todavía mi rostro de felicidad al ver el camión detrás del cristal de la nave», dice Detlef mientras examina los documentos de la mercancía que acaba de cargar.


Altas temperaturas, impresionantes fuerzas de compresión —la prensa de forja produce enormes piezas de acero.
Altas temperaturas, impresionantes fuerzas de compresión —la prensa de forja produce enormes piezas de acero.

Olor a metal y fuego.

Dirostahl fabrica piezas forjadas de alta calidad. A lo largo de varias generaciones, la firma ha crecido hasta transformarse en una empresa familiar líder en el sector de forjado de metales y laminado de anillos. Los casi 500 operarios de la planta fabrican, con ayuda de la más avanzada técnica, piezas forjadas de hasta 15 metros de longitud y anillos laminados de hasta 3,50 metros de diámetro. Los ejes y barras de mayor tamaño pueden llegar a pesar hasta 35 toneladas.

En el taller huele a metal y fuego. A un lado de la nave se pueden ver piezas en bruto —todas ellas de varios metros de largo. Si bien el acero ya no arde al rojo vivo, se sigue sintiendo el calor que despide incluso a varios metros de distancia: durante el proceso de forja, las piezas de acero alcanzan temperaturas de hasta 1 200 grados centígrados.

En medio de la nave, los operarios de Dirostahl manipulan un bloque de 12 toneladas de peso de acero al rojo vivo. A partir de éste se forjarán en la prensa hidráulica cuatro ejes de brida. Del enorme bloque se desprenden constantemente restos de material en forma de chispas. Los hombres aprovechan cada oportunidad para alejarse un par de metros y darse un respiro del calor.


Detlef Jurack transporta piezas forjadas para la construcción de máquinas, engranajes y equipos. Su camión: el modelo especial «20 años Actros».

900 000 kilómetros sin incidencias.

El «Actros 20 años» es uno de los 15 camiones que transportan las piezas que fabrica Dirostahl —y el segundo Actros de Detlef: «Con el primer Actros, uno de la segunda generación, recorrí un total de 900 000 kilómetros: nueve años sin que nos causara problema alguno». Detlef acciona el interruptor de la luz de la trampilla del techo, otro de los detalles adicionales de este camión. Las 138 luces LED de color azul que iluminan la cabina GigaSpace del Actros se apagan.

En su tiempo de ocio, Detlef disfruta del aire libre y corre dos veces por semana para mantenerse en forma: «Me hace muy bien», dice este exfutbolista de la liga nacional alemana. Detlef echa un vistazo al retrovisor y acelera el camión para salir de las instalaciones de la firma e iniciar su ruta. Los ejes de transmisión que acaba de cargar en su Actros están destinadas a una central eólica cerca de la frontera con los Países Bajos.

Normalmente, los camiones de Dirostahl circulan a plena carga y la accidentada orografía del tramo montañoso representa un gran desafío. Con su motor de 460 kW, el Actros 1853 remolca la pesada mercancía sin dificultades. Detlef: «Habría quedado satisfecho también con un camión de menor potencia. Pero la verdad es que este vehículo es fantástico, ¡y además muy económico!»


Las ranuras cromadas y la carcasa de acero inoxidable le otorgan al especial modelo una magnífica apariencia.
Las ranuras cromadas y la carcasa de acero inoxidable le otorgan al especial modelo una magnífica apariencia.

Fotografías: Michael Neuhaus

11 comentarios