Los ases del transporte para la construcción: el volquete Arocs y la barredera Atego

Vehículo y tecnología

Obras públicas con perspectivas de futuro.

Para su trabajo en Grenoble y alrededores, Converso TP apuesta por soluciones innovadoras, de las que forman parte también los volquetes Arocs y una barredera Atego.

Autoaprovisionamiento. Converso TP realiza también trabajos de demolición y reciclaje para poder aprovechar mejor las capacidades de su flota. Una ventaja en un entorno tan competitivo.

Mientras el Petit y el Grand Brion de la Montagne d’Uriol parecen montar guardia en la lejanía, el Atego 1524 blanco hace su ronda por la carretera frente al almacén de material de la empresa Converso TP en Vif, 16 kilómetros al sur de Grenoble. Está equipado con el sistema de limpieza de carreteras CityFant 6000 de Eurovoirie, y fue la primera barredera autopropulsada en Francia que se montó sobre el chasis del nuevo Atego. Cuenta con la dirección a la derecha típica de estos vehículos.

Con sus dos depósitos de grandes dimensiones de acero inoxidable, uno para 1.900 litros de agua y otro para diésel, el Atego tiene mucho aguante en su trabajo. Su corta distancia entre ejes, de apenas 3.800 milímetros, el sofisticado sistema de limpieza con su depósito colector de seis metros cúbicos y los cepillos giratorios permiten a esta máquina operar sin problemas incluso en curvas cerradas o en lugares de difícil acceso.



Converso TP se encarga con su máquina de limpieza de mantener limpios los accesos a sus obras dentro de la ciudad o bien, como hoy, a este depósito de materiales. Desde las alturas de la trituradora que transforma los materiales de derribo en grava, Benjamin Converso, hijo del jefe de esta empresa de ingeniería civil, observa los desplazamientos de la barredera y el volquete de artesa extrayendo material del depósito. «Soy una especie de torre de control», dice entre risas.

Por supuesto, Benjamin Converso no se refiere a las vistas panorámicas de que disfruta desde la trituradora, sino a su función en la empresa. Mientras su hermano se encarga de las ventas y las relaciones con los clientes, él dirige las operaciones del día a día. Una de sus tareas es planificar los trabajos de los casi 100 empleados de la empresa, de la flota de maquinaria y, por supuesto, también de los vehículos. Cada día hay que organizar el trabajo en unas 30 ó 35 obras. «La planificación que preparé ayer por la noche la he tenido que cambiar ya dos veces», explica Benjamin, y no son ni las doce del mediodía.

El abanico de vehículos que hay que organizar cada día abarca un total de 28 unidades, entre las que se cuentan los volquetes de artesa de dos, tres y cuatro ejes, así como los trenes de carretera con volquete con tractoras de dos y tres ejes, entre ellas seis camiones con tracción integral. Ahora están siendo sustituidas gradualmente por tractoras con propulsión hidrostática en el eje delantero. «Es un producto genial, pues esa propulsión se activa solo cuando es necesario», añade Benjamin Converso. Y eso suele ocurrir solo a lo largo de 40 ó 50 metros, cuando los trenes con volquete salen de la obra o del depósito. «Tenemos muchas obras en zona urbana. Y no suele haber espacio para construir grandes rampas. Sin tracción integral, los trenes de carretera no podrían subir hasta allí.»


La limpieza es lo primero. El nuevo Atego 1524 limpia para la empresa Converso TP las carreteras de acceso a obras y almacenes.

Por eso, Benjamin Converso se alegra de poder contar pronto con las tractoras Arocs con propulsión HAD. Y calcula que el ahorro de combustible respecto a sus tractoras Mercedes-Benz con tracción integral será de unos 10 a 15 litros por 100 kilómetros. Además, el sistema no pesa demasiado, lo cual revierte en una mayor carga útil. Y a mayor carga, más dinero. Por ese mismo motivo, los vehículos se renuevan cada seis años. «Buscamos siempre el material idóneo con el consumo más bajo. Necesitamos un departamento de planificación como el de una empresa de transporte, aunque en realidad nos dedicamos exclusivamente a las obras públicas», apunta Converso.

Sus camiones casi nunca circulan vacíos. A eso contribuye su actividad de demolición y de reciclaje de material de construcción, que les permite controlar mejor el aprovechamiento de sus vehículos. En concursos con otros 15 ó 20 competidores, esa suele ser la ventaja determinante de esta empresa de Vif. Además, dicha actividad permite a la empresa de obras públicas aprovisionarse de material para los lechos de las carreteras o las superficies de trabajo. «En Grenoble hay un gran mercado de trabajos de demolición. Nosotros reciclamos todo lo que sea de algún modo reutilizable», explica Benjamin Converso.


Una presencia impactante. El Arocs ha demostrado su valía en las duras condiciones de trabajo de Converso TP.

Aún así, la situación económica de su empresa, como ocurre en casi todas las empresas francesas de la construcción, es complicada. «Nuestros márgenes han caído de un 10 a 13 por ciento hasta tan solo el 3 al 5 por ciento», reconoce Converso. Por eso es esencial para la gestión de la empresa llevar un control estricto de los costes. Cada camión es un centro de costes individual, al que se imputan todos los gastos, desde el combustible, los repuestos y los neumáticos hasta las horas de trabajo de los mecánicos. «Eso nos permite calcular los costes exactos de cada pedido», precisa Converso.

Y así se ve dónde puede ganar dinero la empresa y dónde no: «Siempre que nuestros volquetes y máquinas para la construcción pueden trabajar durante un cierto tiempo en las obras, ganamos dinero con ello. En cambio, con cada transporte el resultado para nosotros es negativo.» En trabajos de montaña, donde se hace sentir especialmente el consumo de combustible, la discrepancia es aún mayor.


La empresa dispone de un camión cisterna propio para el repostaje de la maquinaria para la construcción. «Es una cuestión de flexibilidad. Si encargáramos el suministro de diésel en obra a un proveedor de aceites minerales, tendríamos que detener las máquinas en plena jornada», indica Benjamin Converso. Por cierto, el repostaje es una tarea asignada al conductor de la barredera, también para los casi 30 bulldozers, motoniveladoras, cargadoras sobre ruedas y excavadoras de la empresa. Después de llenar los depósitos a primera hora de la mañana, vuelve a su trabajo a bordo de la barredera Atego.

 

 

Contacto

Benjamin Converso, Converso TP
Tel.:
+33 (0)4 76 72 52 11

Fotos: Hans Müller

Todavía sin comentarios