Reichhart Logistik transporta cargas especiales con camiones específicos

Economía y logística

Preparado para el 4.0.

Equipados con camiones Actros largos, Reichhart Logistik se ocupa de garantizar una cadena de entrega sin problemas de piezas de avión para Airbus en la sede de Gilching de RUAG. El servicio abarca desde el embalaje hasta la temporización de las entregas, protegida informáticamente, con su propio software.


Este telón de fondo es un auténtico sueño de juventud. Los conos de cola de avión relucen con esmero en el luminoso pabellón, alineados y yuxtapuestos, con los remaches recién puestos en la piel de aluminio imprimado aún verdosa. Pero lo que hay en esta planta de producción de RUAG Aerostructures en Gilching ante las puertas de Múnich no son modelos: son conos de cola para el Airbus A320. Estos, denominados únicamente «Section 19.1» en el plano de construcción del A320, se esperan dentro de 36 horas en la planta de Airbus en Finkenwerder, Hamburgo.

Entre las líneas de producción del proveedor RUAG y el montaje final en el Airbus hay 800 kilómetros, y el suministro no puede cesar. «En la construcción aeronáutica se fabrica con la misma puntualidad que en la industria automovilística. Hay una cadena de procesos y producción establecida, por lo que la ventana horaria para la entrega está calculada de forma muy ajustada. Y cuando faltan piezas, ha de detenerse la cinta. Con unos costos de producción tan elevados, esto no puede pasar», afirma Georg Berberich, socio gerente de Reichhart just in time GmbH, una empresa filial de Reichhart Logistik GmbH, con sede en Gilching. Este gerente de 38 años conoce los procesos de la producción de aviones tan bien como los propios empleados de Airbus y RUAG. Y así debe ser, ya que Reichhart, en su papel de socio de transporte y de logística de contratos, es el nexo entre los alejados emplazamientos de producción.


En Gilching, los equipos de Reichhart y RUAG trabajan codo con codo. Durante su larga colaboración se ha generado una perfecta simbiosis entre el fabricante y el transportista. Reichhart se encarga del transporte interno durante la producción, llevando las piezas de los aviones a la nave de pintura. Cuando concluye el montaje de las secciones, pasan al equipo de Reichhart, se fijan a los bastidores de transporte de fabricación propia y se embalan con una lámina antifricción.

Delante del pabellón ya está esperando un camión largo Actros 1848 para efectuar la carga. Dado que los componentes de avión son ligeros, pero de gran tamaño, su transporte se puede efectuar en semirremolques de plataforma baja, con una altura de carga de 3,70 metros. Cuando se transportan componentes como los fuselajes 18/19 producidos en Gilching, solo pueden utilizarse transportes especiales con una altura de carga de 4,38 metros. Durante la carga, los bastidores de transporte se colocan sobre setas de fijación en la base del semirremolque y se fijan con pernos de seguridad. Con una sola parada, los camiones especiales de Reichhart llegan casi hasta Hamburgo, donde deben entregar el fuselaje a los equipos de Airbus en una ventana horaria entre las 22:00 y las 05:00 horas.


Los camiones con los que Reichhart transporta los diferentes elementos de aviones desde Múnich hasta Hamburgo tienen 25 metros de longitud.


«Ofrecemos a nuestros clientes apoyo, embalaje y envío internos, además de la gestión de la cadena y el transporte. Es decir, un paquete completo que siempre seguimos mejorando para ellos», explica Berberich.

Una de esas optimizaciones es el uso del camión largo: «Conducimos la ruta Airbus una media de diez veces por semana. Sin los camiones largos, sería necesario realizar otros cinco viajes más por semana».

Reichhart Logistik GmbH se fundó en 1967 y cuenta con más de 900 empleados en la actualidad. Varios centros de competencia ofrecen, de forma similar que para RUAG, complejas soluciones de logística de contratos. «Para un proveedor traemos sistemas de escape a la planta del BMW Group de Múnich. Dado que los sistemas montados ocupan mucho espacio en el camión, transportamos primero los componentes individuales a uno de nuestros emplazamientos de Múnich, donde los soldamos con robots y los abastecemos a la producción de BMW de manera secuenciada», explica Berberich. Reichhart presta servicios a menudo directamente en las instalaciones de la empresa contratante.


Para gestionar las cadenas logísticas, en parte, altamente complejas, al empresa fundó con Reichhart digital logistics GmbH una empresa socia de TI propia, que programa, optimiza y mantiene desde 2014 soluciones de hardware y software personalizadas para el cliente a lo largo de toda la cadena de suministro. «Estamos seguros de que tarde o temprano solo podrán ofrecerse los correspondientes servicios de logística de contratos, si se dispone de competencias en TI propias. Con la logística 4.0 no funcionará de otro modo», afirma Berberich. Por ello, para el concepto logístico del futuro, en el que la mercancía y los procesos logísticos de fabricantes, transportistas y clientes estarán interconectados digitalmente, Reichhart se considera bien preparado.

La optimización tampoco se detiene ante la estructura de la flota de Reichhart. «La mayor parte de nuestras 72 unidades tractoras propias llevan la estrella y están equipadas con la mayor cantidad de equipos posible. Además de todos los sistemas de seguridad disponibles, apostamos tanto por la minimización del desgaste en los retardadores, como por el control de la presión de los neumáticos», nos cuenta Berberich. La empresa dedica especial atención a los sistemas telemáticos Fleetboard y Predictive Powertrain Control.


Además, desde inicios de este año se está usando Mercedes-Benz Uptime, que incrementa todavía más la explotación de vehículos por medio de la detección oportuna de averías incipientes con ayuda de la telemática y la recepción de los correspondientes avisos por parte de la gestión de flota Reichhart. Precisamente en rutas sujetas a autorización como las de RUAG, en las que no es posible cambiar fácilmente la tractora, esto supone una ventaja decisiva para el futuro. «Mercedes-Benz Uptime ha sido para nosotros el siguiente paso lógico en el uso de los datos del vehículo».

Las primeras experiencias resultan convincentes para Berberich: «Antes de que el conductor pudiera detectar y notificar un daño en el manguito del radiador, el servicio del Customer Assistance Center ya estaba al teléfono: "Hemos constatado el problema X en el vehículo Y. Podríamos..." y así se pueden planificar las rutas de RUAG a Airbus de una forma aún más estable».


Fotos: Enno Kapitza

1 comentario